La chirimoya

Descripción:

La chirimoya es el fruto del chirimoyo, tiene forma de corazón, la piel es verde con unos dibujos en forma de escamas. Y la pulpa es blanca, carnosa y con unas semillas negras, que se desprenden con facilidad.

Es una de las novedades que se introdujo en España por los colonizadores de América, a la que le llamaron “el manjar blanco”. La procedencia es andina (de la zona de Perú y Ecuador), aunque parece que hay indicios de la zona andina de Chile y Colombia.

Sin embargo, es un fruto tropical, aunque se críe en lugares altos. Actualmente, en España, se cultiva en la costa granadina.

“Cuidar tu Hogar es cuidar a tu Familia.”

 

Información nutricional:

Es una fruta dulce, sabrosa, fácil de comer (se abre por la mitad y se come con cuchara). Por eso es muy apropiada para niños, personas mayores, inapetentes…

Hay que tener en cuenta que el componente principal (además del agua, como todas las frutas), son los hidratos de carbono simples: glucosa y fructosa. Es conveniente no abusar y/o escoger las de pequeño tamaño.

Tiene un aporte importante de fibra, lo que le confiere unas propiedades laxantes, además de protectores frente a los niveles de colesterol y glucosa elevados en sangre.

En cuanto a los oligoelementos destacados, aporta potasio y vitamina C.

Al tener un bajo contenido en sodio, pero alto en potasio, puede tener efectos beneficiosos para personas con hipertensión o afecciones en los vasos sanguíneos y corazón. Así mismo, puede venir bien a personas que toman diuréticos, para controlar la posible bajada del mineral.

Sin embargo, sí es una fruta desaconsejada para pacientes renales y/o con dietas restrictivas de potasio.

Composición por 100 gramos de porción comestible (quitando los desperdicios)

Calorías

75

Hidratos de carbono (g)

17.71

Fibra (g)

3

Potasio (mg)

287

Magnesio (mg)

17

Calcio (mg)

10

Sodio (mg)

7

Vitamina C (mg)

12.6

Cómo conservar:

MADURACIÓN Y CONSERVACIÓN.-

Es una fruta que madura en invierno, siendo la época idónea para disfrutar de su sabor y de sus propiedades nutritivas.

Conviene comprarlas verdes, y que maduren a temperatura ambiente. Están maduras cuando están tiernas.

Recomendaciones del autor:

Ficha escrita por Rosana Benítez, Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Experta en Coaching personal y ejecutivo. Ha trabajado en diferentes proyectos de investigación en el campo de la Nutrición y la Dieta Mediterránea. Imparte talleres sobre Alimentación Saludable.

El autor

Paula Brizuela


Visita su web
Sus artículos más recientes...
Si te ha gustado o lo consideras útil, comparte el contenido.
5346

Colaboran: