Granada

Descripción:

La granada es el fruto del granado, un árbol que puede alcanzar hasta cuatro metros de altura.

Sus orígenes hay que buscarlos en los países del Este de Europa y en Oriente. Sin embargo, pronto se introduce en el resto de Europa. Actualmente, de hecho, España se considera uno de los principales productores del mundo y el mayor exportador europeo. Las variedades más importantes que se producen en España, se encuentran en Andalucía y la zona levantina. Como curiosidad, decir que la granada es un símbolo de la cultura granadina.

La fruta posee una piel gruesa en el exterior y una gran cantidad de semillas (prismáticas y rugosas, característica propia de la familia a la que pertenece), rodeadas de una jugosa pulpa.

Información nutricional:

Básicamente, se puede decir que esta fruta aporta agua, hidratos de carbono y algunos minerales importantes. Por tanto, es de muy bajo valor calórico. Uno de los minerales que nos aporta es el potasio. Es un mineral fundamental en varias funciones fisiológicas, a nivel del sistema nervioso y la actividad muscular. También la granada nos aporta otros nutrientes: ácido cítrico, flavonoides y taninos. El primero nos confiere una acción interesante, como la alcalinización de la orina, para prevenir las temidas infecciones. El segundo tiene una acción antioxidante. Y el tercero tiene propiedades astringentes y antiinflamatorias.

Composición por 100 gramos de porción comestible (quitando los desperdicios)

Calorías

31.8

Hidratos de carbono (g)

7.5

Fibra (g)

0.2

Potasio (mg)

275

Magnesio (mg)

3

Calcio (mg)

8

Vitamina C (mg)

5.7

Criterios de compra:

La granada tiene que acabar de madurar fuera del árbol, por tanto hay que recolectarla antes de su maduración. Como tiene una piel gruesa, se puede almacenar un tiempo. Al adquirir en la frutería, hay que elegir la que tenga la piel lisa, dura y con color vivo, tirando a marrón. Si tiene cortes, arrugas... es señal que se ha recolectado tarde.

Tiene que tener un tamaño bueno y con un peso elevado por su tamaño: esto indica que es abundante en semillas.

Cómo conservar:

Se mantiene bien a temperatura ambiente. Pero si no se consume enseguida, mejor guardarlas en el frigorífico, máximo tres semanas.

Recomendaciones del autor:

Ficha escrita por Rosana Benítez, Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Experta en Coaching personal y ejecutivo. Ha trabajado en diferentes proyectos de investigación en el campo de la Nutrición y la Dieta Mediterránea. Imparte talleres sobre Alimentación Saludable.

El autor

Paula Brizuela


Visita su web
Sus artículos más recientes...
Si te ha gustado o lo consideras útil, comparte el contenido.
5297

Colaboran: