El rábano

Descripción:

El Raphanus Sativus L o Rábano,es una planta crucífera de raíz gruesa y carnosa, de tamaño variable (dependiendo del momento de la cosecha) de una variedad de tonos que van entre el blanco y el pardo oscuro, pasando por el rojo.

Es la raíz, precisamente, lo que se suele consumir, tratándose por tanto de un tubérculo.

“Cuidar tu Hogar es cuidar a tu Familia.”

 

Información nutricional:

El rábano contiene como principales componentes: agua, hidratos de carbono y fibra. Por tanto, esto le concede ser un alimento con pocas calorías.

Sí que aporta una importante cantidad de vitaminas, entre ellas la C y los folatos.

Y los minerales que contiene son, sobretodo, potasio y yodo, pero también aparecen cantidades significativa de calcio, fósforo y magnesio, así como el azufre.

Este último y la vitamina C, contribuyen en acciones antioxidantes.

El yodo favorece la función del tiroides, con lo que regula el metabolismo y activa el crecimiento en los niños.

Consejos:

Cuando se consume fresco, tiene un sabor agradable con cierto toque picante, que contrasta muy bien en las ensaladas de lechuga y tomate. También se puede consumir sólo, como aperitivo: Se pela, se corta y se aliña con aceite, sal y pimienta (opcional), al gusto.

Las hojas, que son de color verdoso se pueden consumir también de un modo similar a las espinacas. Y también, se pueden secar, y utilizarlas como infusión.

Recomendaciones del autor:

Ficha escrita por Rosana Benítez, Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Experta en Coaching personal y ejecutivo. Ha trabajado en diferentes proyectos de investigación en el campo de la Nutrición y la Dieta Mediterránea. Imparte talleres sobre Alimentación Saludable.

El autor

Paula Brizuela


Visita su web
Sus artículos más recientes...
Si te ha gustado o lo consideras útil, comparte el contenido.
5701

Colaboran: