Organización de las mañanas

Descripción:

Para organizarse bien por las mañanas, te proponemos estas pautas que ayudan a comenzar bien el día.

Sobre todo es importante establecer rutinas que funcionen un poco automáticamente.

Pasos:

1

Dormir el tiempo necesario, costará menos trabajo levantarse en la mañana.

Los niños deben acostarse todos los días a la misma hora. Un niño necesita dormir más horas que un adulto. La mayoría de adultos requieren entre seis y ocho horas de sueño. Dependiendo de la edad del niño, tu hijo necesita dormir entre ocho y once horas cada noche.

Está demostrado que la televisión y otros aparatos electrónicos en el dormitorio restan calidad y cantidad de horas de descanso. Son sólo una distracción a la hora de dormir, no ayudan a conciliar el sueño.

Antes de dormir, realizar actividades que favorezcan la relajación, como rezar, meditar o leer.

 
2

La noche anterior dejar adelantado trabajo.  Haz los preparativos que puedas antes de acostarte. Todo lo que se haga por la noche no se tendrá que hacer al día siguiente.

Ducharse y elegir la ropa del día siguiente. Así se evitará perder el tiempo decidiendo qué ponerse en la mañana.

Bañar los niños antes de acostarlos y dejar preparada la ropa que se pondrán al día siguiente. Asegúrarse de que tienen todo listo.

 
3

Dejar adelantado el desayuno. Poner la mesa, y dejar ya dispuestos todos los elementos que no necesiten refrigeración.

Poner las mochilas de los niños (o haz que lo hagan ellos) junto a la puerta. Asegúrarse también de tener a mano todo lo que necesites antes de salir.

 
4

El despertador, evita quedarte en la cama "sólo cinco minutos más". Si no te levantas de inmediato, es probable que finalmente gane la pereza. Los niños imitan a sus padres y si ven que tardas en levantarte, ellos harán lo mismo.

Los niños también deben tener en su habitación su propio despertador, para ir adquiriendo el hábito de levantarse solos. Además supone un ahorro de tiempo para los padres.

 
5

Evitar los aparatos audiovisuales por las mañanas. Si los niños miran televisión en la mañana, tardan más en vestirse y desayunar.

La familia no debe mirar televisión durante el desayuno, la comida y la cena. De esta forma mejorará la comunicación familiar, y se prestará más atención a lo que se come.

 
6

Mantener una rutina Establecer una rutina ayuda a no perder tiempo en pensar qué es lo siguiente que hay que hacer. Se hacen las cosas de forma casi automática. Hay que inculcar esto en los niños también, el orden los ayuda a centrarse y concentrarse.

 

Consejos:

Ir incorporando éstos hábitos redundará en tiempo y calidad de vida familiar.

Cuidar tu hogar es cuidar tu familia.

El autor

727

Colaboran:

Política de privacidad · Aviso legal