Los niños y el jardín

Descripción:-

Guía de Jardín, el blog ganador en la categoría Jardín, del  concurso de blogs de Dialhogar nos envía este artículo tan bonito.

Con él  nos anima a iniciar a los peques en el cuidado de las plantas y la jardinería. Son muchos los beneficios que les puede aportar, tanto físicos como educativos.

El jardín es una fuente de entretenimiento y diversión para pequeños y mayores. A los mayores nos gusta cultivar nuestras plantas en él o sentarnos a descansar mientras vemos como nuestros hijos juegan y corren. Pero más allá de mostrarles el jardín como un espacio de esparcimiento, debemos enseñarles a los pequeños que cuidar las plantas y cultivar la tierra es una tarea divertida y llena de sorpresas.

En un mundo dominado por la tecnología, la jardinería es una oportunidad para abrirles una ventana a la naturaleza. No se trata de enseñarles a cultivar un huerto o jardín perfecto, basta con que aprendan que trabajar la tierra y conseguir que crezca algo bonito o bueno para comer, es realizar algo mágico. El jardín guarda tesoros y explorarlo en compañía de tus hijos os llevará a encontrar su recompensa.

Los recuerdos son para toda la vida y los ratos que dedicas a tus pequeños se quedarán en su memoria para siempre. Cuando sean adultos recordarán con cariño una infancia pasada en el jardín con un padre, abuelo o vecino que le animó a explorar la naturaleza.

Yo recuerdo que de niña mi abuelo me decía muy a menudo “la paciencia es la madre de la ciencia” y tenía toda la razón, cultivar la tierra requiere esperar a que la naturaleza siga su curso. Siembras una pequeña semilla, le dedicas atenciones día tras día mientras esperas que se forme una planta y finalmente te regale su fruto. Al involucrar a tu hijo en este proceso y seguir trabajando hasta que llegue la recompensa le estarás enseñando a ser paciente, una cualidad importante en todos los ámbitos de la vida.

No necesitas mucho espacio para que un niño se entretenga en el jardín, bastará con que le asignes un pequeño rincón, una jardinera o incluso una planta en una maceta. Esto ya depende del espacio que tengas en casa. La primera planta que cultivó mi hijo fue un girasol en un tiesto y te aseguro que la alegría que se llevó cuando la vio florecer fue muy grande.

 

Si te ha gustado o lo consideras útil, comparte el contenido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

4073

Colaboran: