Guía práctica sobre cómo limpiar alfombras

Descripción:

Buenos consejos sobre cómo limpiar alfombras

 


Para que las alfombras perduren en buen estado a lo largo del tiempo hay que realizar periódicamente tres tareas básicas: limpiar las alfombras a fondo una vez al año, no permitir que las manchas de líquidos se sequen y aspirarlas con cierta regularidad.

Pasos:

1

Aspirar la alfombra regularmente

Si se utiliza a diario, lo ideal es pasar el aspirador una vez al día. En caso contrario, con aspirar una vez a la semana es suficiente. Para hacerlo es ideal utilizar dos direcciones perpendiculares; primero a lo ancho y luego a lo largo, o viceversa. Los movimientos deben ser cortos y hay que asegurarse de que las pasadas solapan un poco unas con otras, para cubrir la superficie entera de la alfombra. Antes de aspirar es conveniente retirar los objetos grandes que hayan podido caerse encima en algún momento, a fin de que no se los trague el aspirador. Los bordes que están junto a la pared se pueden tratar con el cepillo, o directamente con el tubo.

 
2

Limpiar manchas al instante

En este apartado la regla es clara: evitar a toda costa que las manchas se sequen. Si esto sucede es posible que se queden impregnadas para siempre, dependiendo siempre del tipo de mancha y de tejido. Las manchas pueden ser sólidas o líquidas. En el caso de que sean sólidas bastará con ir raspándolas poco a poco y retirar los restos con una cuchara. Si son manchas líquidas el primer recurso debe ser el papel de cocina, altamente absorbente. Si llega el caso de necesitar agua o algún producto químico es importante situar una toalla justo debajo de la mancha, a fin de que absorba la humedad generada por los productos aplicados. La limpieza debe realizarse del exterior de la mancha hacia el interior y procurando no extenderla bajo ningún concepto. Cuando se termine es muy importante dejar que se seque correctamente.

 
3

Limpiar la alfombra a fondo

Esta tarea se debe realizar una vez al año. Para ello se puede emplear un aparato limpia-alfombras, siendo preferible el de vapor antes que el de champú. Antes de utilizarlo se debe eliminar todo el polvo posible, por lo que espolvorearla -siempre que el tamaño lo permita- y pasar la aspiradora es un paso previo indispensable. Los productos a utilizar deben ser específicos y hay que tratar de secar la alfombra al máximo una vez aplicados. Se puede utilizar el aparato en seco para ayudar a conseguirlo.

 

Consejos:

El texto y la foto de esta ficha fueron proporcionados por EsLife Puedes consultar  mas consejos en el blog de EsLife

Recomendaciones del autor:

El autor

Paula Brizuela


Visita su web
Sus artículos más recientes...
Si te ha gustado o lo consideras útil, comparte el contenido.
4426

Colaboran:

Política de privacidad · Aviso legal