Cómo montar una mesa de cultivo

Descripción:

Mesa de cultivo urbano

¡Buenos días! Hoy quiero enseñaros el pequeño huerto casero que he montado en casa gracias a Dialhogar. Esta mesa de cultivo fue el regalo que recibí cuando Guía de Jardín resultó ganador del primer concurso de blogs de la plataforma en el apartado de jardinería. Por fin pude montarla y plantar en ella mis hortalizas preferidas para esta temporada.

Pasos:

1

Como os muestro en estas primeras imágenes, la mesa llegó desmontada en su caja, pero con las instrucciones que traía resultó muy fácil el ensamblaje. Es una mesa de acero galvanizado, lacada en un tono marrón bastante bonito y muy similar a los muebles de madera que ya tenía en la terraza.

 
2

Lo mejor de la mesa es que tiene muy buena altura para trabajar con las plantas sin necesidad de agacharse, resulta muy cómoda, y aunque no tiene demasiada capacidad, es perfecta para iniciarse en el mantenimiento del huerto. Por las medidas calculé que la podía llenar con una bolsa de sustrato de 80 litros, así que fui al vivero y me traje la tierra.

 
3

El vivero en el que suelo comprar mis plantas ornamentales también suelen tener plantones de hortalizas de temporada. Consulté con el encargado quien amablemente me indicó las plantas que podía cultivar en estas fechas en mi zona. Con su ayuda decidimos la cantidad de cada tipo y con ellas regresé a casa a preparar mi "minihuerto".

 
4

Esparcí el sustrato en el interior de la cubeta, con cuidado de ir deshaciendo los terrones para que la tierra quedara todo lo suelta posible. De los 80 litros que compré me sobraron 4 o 5, con ellos llené un cubo para plantar perejil que siempre viene bien tener a mano.

 
5

Para plantar en la mesa (que mide 80x40x20 cm) seleccioné 2 lechugas, 6 cebollas, 5 plantas de espinacas y 2 de guisantes. Me hubiese gustado plantar rábanos, fresas y tomates, pero no es época de ninguna de estas plantas y además los tomates necesitan más espacio.

 
6

Os dejo algunas imágenes de mi pequeño huerto. Me encanta ver cómo van creciendo las lechugas y engordando las cebollas..., ¡aunque todavía son pequeñas! Para los guisantes tengo que buscar unas cañas y prepararles una estructura por la que trepar. Es un trabajo muy satisfactorio y en una mesa como esta resulta muy sencillo. Pensar que dentro de unos días podré comer verduras cultivadas en casa me hace mucha ilusión. ¿Quien sabe? Si descubro que tengo mano para el huerto, igual me animo a ampliarlo con unos bancales más.

 
 

Consejos:

Este artículo lo ha enviado Mónica de Guía de Jardín ganadora del primer concurso de blogs hogar de Dialhogar en la categoría de Jardín.

Recomendaciones del autor:

El autor

Merche Blasco

Impulsora de Dialhogar. Entusiasta de todo lo que se refiera al cuidado de la casa, el hogar, cuidar a los tuyos. Apasionada del intercambio y de hacer que los sueños se cumplan :)
Visita su web
Sus artículos más recientes...
Si te ha gustado o lo consideras útil, comparte el contenido.
4354

Colaboran: