Cómo gestionar los residuos electrónicos

Descripción:

Los AEE (aparatos eléctricos y electrónicos) son parte de nuestra vida, están en nuestro hogar de forma imprescindible. Por esto es bueno conocer qué hacer con ellos cuando ya no funcionan o los cambiamos por otros.

 

Los materiales valorizables que contienen los AEE suponen un recurso que no debe ni puede perderse, y que tienen que recuperarse en la última etapa de la vida, cuando se transforme en residuo, a través del reciclado o su valorización. Una recuperación efectiva de estos metales o materiales es esencial, de modo que puedan estar disponibles para fabricar nuevos AEE u otros productos, de manera que esos recursos puedan ser conservados para futuras generaciones.

Asimismo, existen sustancias peligrosas en este tipo de aparatos que, si bien son necesarias para garantizar su funcionalidad, pueden emitirse al medio ambiente o ser perjudiciales para la salud humana si, una vez convertidos en residuos, los aparatos no se gestionan y tratan adecuadamente.

Debemos entregar los RAEE (residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) procedentes de hogar:

  • En los puntos limpios fijos, móviles o de barrio y en las recogidas a demanda en vía pública o portales, establecidos por los entes locales.
  • Al distribuidor cuando compra otro nuevo que sea equivalente. En los comercios y otros puntos de venta en el caso de las lámparas.
  • A empresas de carácter social de recogida o reutilización, debidamente autorizadas como gestores de residuos, que organizan recogidas puerta a puerta o en sus tiendas o centros.

Estos pequeños gestos ayudan enormemente a todos: a nosotros, a nuestros hijos y al planeta entero.

“Cuidar tu hogar es cuidar tu familia.”

El autor

1431

Colaboran: