7 cosas curiosas que cubre el seguro de hogar (y que desconocías)

Descripción:

Desde una travesura de tu hijo hasta un atraco en la calle: son muchas las situaciones ante las que responde un seguro de hogar

La pandemia nos ha hecho pasar más tiempo en casa. Y, precisamente por ello, apreciar más nuestros hogares. Sin embargo, hay un considerable porcentaje de viviendas no aseguradas en España. Casi un 25% en las ciudades de más de 100.000 habitantes, como recoge la última Encuesta de Presupuestos Familiares publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). El precio puede ser un motivo, pero también el desconocimiento de todo lo que un seguro de hogar puede incluir: según un estudio de Acierto.com, el 28% de los usuarios ignora lo que cubre su seguro de hogar. Coberturas curiosas como estas siete que recopilamos.

1- Un partido de fútbol que acaba con un cristal roto

Quien tiene niños pequeños en casa sabe de sobra lo difícil que es mantener la integridad de la vivienda. Muebles, objetos, cristales… están expuestos a sufrir accidentes si hay niños correteando cerca. Imagina que tus hijos están jugando con un balón y rompen el cristal de una ventana.

Gracias a la cobertura de roturas (que suele ser una garantía básica para la mayoría de seguros de hogar), podrás reponer ese cristal sin que te cueste un euro. La compañía enviará a alguien a cambiarlo y correrá con todos los gastos: de colocación, de montaje y del propio cristal. Esta cobertura también incluye roturas en espejos, aparatos sanitarios y otros elementos.

2- Una trastada de tu hijo, también fuera de casa

Ya hemos hablado de percances en el hogar provocados accidentalmente por los niños. Pero lo que muchas familias no saben es que el mismo seguro de hogar que pagaría por ese cristal roto, se encargaría de pagar si el cristal fuera el de la casa de otra persona o de un comercio.

Porque estos supuestos entran dentro de lo que cubre la Responsabilidad Civil como cabeza de familia. Es decir, que como padre o madre, eres civilmente responsable de los daños que tu hijo, siendo menor, pueda provocar. La Responsabilidad Civil es una garantía básica de cualquier póliza multirriesgo de hogar, aunque no siempre se extiende a todos los ámbitos posibles.

3- Un atraco en un cajero

Asegurar tu casa por si entran a robar puede ser uno de los principales motivos que te lleven a querer tener seguro. Lo que quizás no sepas es que la cobertura de robo se extiende, en muchos de casos, al exterior de la vivienda.

Por ejemplo, si te llevas algún bien personal que forma parte del contenido de la vivienda a un viaje y te lo roban en el hotel. Inclusive si lo que se llevan es dinero en efectivo. O si te atracan en un cajero mientras estás sacando dinero.

También si se llevan la tarjeta de crédito y hacen un uso fraudulento de ella. Un seguro de hogar puede ofrecer determinadas cuantías en concepto de indemnización para compensar todas estas pérdidas económicas.

4- Que un manitas profesional te eche una mano

Muchos no tenemos el tiempo o las herramientas necesarias para resolver esas pequeñas tareas de mantenimiento del hogar que se van acumulando. O para montar un mueble o cambiar un enchufe. Un seguro de hogar también te presta ayuda en esas pequeñas reparaciones o intervenciones, gracias al Servicio de Manitas que muchas aseguradoras ofrecen.

Suelen cubrir tres horas de trabajo además del desplazamiento del profesional. Algunas compañías incluyen hasta dos intervenciones anuales para trabajos en muchos campos (desde electricidad hasta reparación de persianas).

5- Una lavadora estropeada en el peor momento posible

¿Cuántas lavadoras pueden llegarse a poner en una semana en una casa con niños? Por eso, que la lavadora se estropee puede ser un imprevisto difícil de sobrellevar. Por suerte, si se trata de una lavadora de gama blanca y tiene menos de diez años, solo necesitas llamar a tu compañía de seguros. La garantía de averías en electrodomésticos cubre este y otros supuestos relacionados con esos pequeños (e imprescindibles) aparatos de tu hogar. Lo habitual es que se cubra tanto el desplazamiento y la mano de obra del profesional así como las piezas, hasta una determinada cuantía.

6- La pantalla del móvil, si se te rompe

A todos nos ha pasado. Se nos ha caído el móvil decenas de veces y otras tantas lo hemos salvado. Pero a veces ese accidente acaba en pantalla rota. Algo que no tendría mayor importancia de tener un seguro de hogar y que, sin embargo, muchos desconocen.

De hecho, un informe de Acierto.com afirma que 8 de cada 10 españoles ignora si su seguro de hogar cubre la rotura del móvil. Lo cierto es que muchas pólizas protegen tanto los smartphones como otros dispositivos electrónicos. Incluso hay aseguradoras que plantean coberturas específicas de todo riesgo tecnológico, para cubrir tanto una pantalla rota como una avería por derrame accidental de líquido, entre otros riesgos.

7- Un inquilino que no paga

Entre ese considerable porcentaje de viviendas sin asegurar en España, también se pueden encontrar casas destinadas al alquiler. En estos casos, un seguro de hogar se hace más que imprescindible, porque según ha detectado Acierto.com en uno de sus estudios, el 40% de los arrendadores españoles ha tenido problemas con sus inquilinos.

Si es tu caso, quizás debas probar con un seguro de hogar. Además de proteger tu casa frente a los posibles daños que cause el inquilino, protege tus espaldas en caso de que no pague o si un siniestro deja la casa inhabitable. En ambos casos, puedes recuperar lo que no estás ingresando, gracias a garantías como la pérdida de alquiler y el impago de alquiler. Además te proporcionan respaldo legal con la cobertura de defensa jurídica.

“Cuidar tu hogar es cuidar a tu familia”

El autor

Marta Blasco


Visita su web
Sus artículos más recientes...
Si te ha gustado o lo consideras útil, comparte el contenido.
6760

Colaboran:

Política de privacidad · Aviso legal