Filodendro

Descripción:

Si quieres tener tu filodendro bonito y saludable, sigue estos consejos.

Las distintas especies del género del filodendro se dividen en dos grandes grupos: arbustivos y trepadores. Los ejemplares del primer grupo se caracterizan por su baja altura, mientras que los del segundo son los más populares, ya que cuentan con mayores posibilidades de crecer y desarrollarse en interiores. Sus raíces aéreas hacen necesario que, al cultivarse dentro de casa, se les provea de sorportes para poder crecer; en lo posible, esos soportes deben estar rodeados de musgo.

Con respecto al suelo, si bien no se requiere un tipo especial de sustrato, el que más favorece su correcto desarrollo contiene turba y es arcilloso. De ser posible, se debe añadir de forma periódica algún fertilizante rico en hierro.Si recibe la suficiente humedad, el filodendro es capaz de resistir muy altas temperaturas

Si se desea trasplantar el filodendro, la época idónea para hacerlo comprende de febrero a marzo. La multiplicación, por su parte, se puede hacer por esquejes, a poder ser, en los meses de primavera, en tierra arenosa o bien por medio del hidrocultivo, es decir, tras introducir la base del tallo cortado en un recipiente con agua.

La planta se debe ubicar en un lugar luminoso, que no reciba la incidencia directa de los rayos del sol, y necesita bastante riego, dada su procedencia de climas tropicales y muy húmedos. La planta agradece mucho que, en épocas de calor, se rocíe agua tibia sobre sus hojas. A cambio, es muy resistente: con una humedad ambiental de al menos un 90%, aguanta temperaturas superiores a 40º C.

“Cuidar tu Hogar es cuidar tu Familia.”

El autor

2201

Colaboran:

Política de privacidad · Aviso legal