Consejos dietéticos para pacientes con quimio y radioterapia

Descripción:

Durante una enfermedad es de suma importancia cuidar la alimentación. Y si se trata de pacientes de quimio y radioterapia, más aún.

Según datos de la Sociedad Oncológica Médica, entre un 40-80% de los enfermos con cáncer, padecen desnutrición. La mayoría de ellos sufren pérdida de peso, debido al mismo consumo energético producido por el tumor, así como a los efectos secundarios de los tratamientos que reciben: nauseas, vómitos, pérdida de apetito.

Otros efectos secundarios suelen ser: diarreas, cambios en el gusto y olfato, se pueden producir llagas en la boca (síntoma que nos avisa de una falta de defensas)

La desnutrición, es importante controlarla, pues condiciona en gran medida el pronóstico de la enfermedad.

La alimentación en los enfermos de cáncer debe ser lo más personalizada posible, partiendo de los gustos y costumbres del paciente.

Con todo lo dicho, es fácil deducir que la dieta en esta situación debe ser hipercalórica e hiperproteica.

“Cuidar tu Hogar es cuidar a tu Familia”

Alimentos aconsejados:

    1. Pescados blancos, mariscos: merluza, rosada, congrio, gambas, langostinos, mejillones…
    2. Carnes blancas: pollo, pavo, conejo…
    3. Jamón serrano, sin tocino.
    4. Patatas, arroz, pasta, cocidos.
    5. Verduras suaves: zanahoria, calabacín, calabaza, judías verdes…
    6. Lácteos desnatados
    7. Frutas al horno o en compota
    8. Aceite de oliva de acidez 0.2º

Alimentos prohibidos:

Alimentos desaconsejados.-

  1. Pescados azules: sardinas, boquerones, pez espada…
  2. Carnes rojas: ternera, cerdo, cordero…
  3. Embutidos, patés.
  4. Legumbres: garbanzos, judías, lentejas
  5. Verduras tipo: coliflor, col, brócoli, alcachofa
  6. Frutas ácidas: naranja, kiwi, pomelo
  7. Grasas: mantequilla, margarina, nata
  8. Café y alcohol.

Consejos:

Elegir recetas apetitosas y con buena vista, cuidando mucho la presentación de los platos, la textura, el sabor, el olor…Para ello, elegir técnicas culinarias suaves y condimentos que no sean muy fuertes: horno, microondas, hervidos, vapor. También procurar que los alimentos estén bien hechos, evitar los crudos o medias cocciones. Y procurar servir los platos no muy calientes, para evitar el excesivo olor.

Intentar hacer varias comidas al día y en cada una, añadir alguna fuente proteica: carnes, pescados, frutos secos, lácteos.

En el caso de tratamiento con radioterapia, se padece mucha sequedad de boca, de las mucosas internas… Para esto es aconsejable:

  1. Tomar alimentos fríos o helados.
  2. Procurar texturas suaves o triturados.
  3. Utilizar el aceite de oliva crudo.
  4. Utilizar verduras como la zanahoria, calabaza o mango, que tienen muchos carotenos.
  5. Utilizar algún suplemento: levadura de cerveza, aceite de onagra,   omega-3
  6. La alta toxicidad de la quimioterapia hace que sea más necesaria la hidratación del paciente. Para eso beber abundante agua y líquidos a base de: Zumos de frutas o verduras; Caldos; Infusiones de tila, hierbaluisa y melisa. Pero no té, menta o camomila.

Por último, como es necesario que la alimentación sea equilibrada, y, son situaciones en las que es difícil conseguirlo sólo con los alimentos, se pueden acudir a algunos suplementos:

  1. Omega-3.
  2. Vitaminas A,C y E. Minerales: Selenio y Cinc
  3. Lácteos o bebidas vegetales enriquecidas con calcio.

Recomendaciones del autor:

Ficha escrita por Rosana Benítez, Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Experta en Coaching personal y ejecutivo. Ha trabajado en diferentes proyectos de investigación en el campo de la Nutrición y la Dieta Mediterránea. Imparte talleres sobre Alimentación Saludable.

El autor

5352

Colaboran:

Política de privacidad · Aviso legal