Comprar pescado fresco

Descripción:

Para saber comprar un pescado fresco hay que diferenciar entre los tipos de pescados.

 

Existen cuatro categorías de pecado: de mar, de río, curado (ahumado, salado y seco) y el marisco.

Todas estas categorías, excepto el pescado curado se debe de comer lo más fresco posible. Pero solo se puede distinguir bien si el pescado está entero. Cuando está fileteado o troceado es más difícil.

Como primera pauta el pescado de río debe de oler a  río y el de mar debe de oler a mar.

 

Criterios de compra:

Los ojos:

Tienen que estar llenos, húmedos, saltones.

Si los ojos están marchitos o hundidos, el pescado no está freco.

Las agallas:

Tiene que estar limpias, rojas y brillantes. Que no tengan restos o marcas.

El cuerpo:

El cuerpo del pescado debe de ser firme y liso. Tieso, no blando ni con bultos.

La piel:

Tiene que ser brillante y húmeda al tocarla. No seca y apagada.

Cómo conservar:

El pescado se deteriora enseguida.

Hay que cocinarlo el día que se comprarlo lo antes posible.

El pescado entero se conserva más tiempo si se limpia antes de guardarlo.

Consejos:

Si se compran filetes o rodajas de pescado, es mejor que las corten de un pescado entero que podamos ver.

Los pescado grandes, tipo rape, atún, se suelen vender ya cortados. En ese caso el olor y la textura de la carne puede servir de guía.. Tiene que tener un aspecto firme y elástico, pero no seco.

"Cuidar tu Hogar es cuidar tu Familia."

Recomendaciones del autor:

Puedes consultar cualquier cosa sobre pescados en la página de Pescaderias Coruñesas. Es una página completísima.

Además tiene un apartado para compra online.

El autor

Merche Blasco

Impulsora de Dialhogar. Entusiasta de todo lo que se refiera al cuidado de la casa, el hogar, cuidar a los tuyos. Apasionada del intercambio y de hacer que los sueños se cumplan :)
Visita su web
Sus artículos más recientes...
Si te ha gustado o lo consideras útil, comparte el contenido.
1404

Colaboran: